Inicio   Nuestro Equipo   ¿Qué Protegemos?   Portafolio PI®   Auditoría PI   Protección en el Extranjero   Contáctenos
 
 
    Español / English
 
Malentendidos Respecto de la Propiedad Intelectual

El tema de la propiedad intelectual finalmente ha calado en la discusión pública. La ciudadanía en general entiende (al menos) que existe una ley que regula y protege ciertas creaciones del intelecto, artísticas, comerciales y/o industriales. Se conoce que hay alguna prohibición de uso no autorizado, pero existen aún dudas respecto de la conveniencia y hasta legitimidad de la protección legal de la propiedad intelectual. Estas dudas se agravan porque lamentablemente personajes cultos y preparados con acceso a medios de comunicación no tienen claros los principios detrás del derecho de propiedad intelectual, y en consecuencia sin desearlo contribuyen a la confusión general.

A continuación trataré de revelar algunas de las falacias más graves que en torno al tema:

1. La propiedad intelectual impide la difusión de los conocimientos y/o del acervo cultural.

Todo lo contrario. La propiedad intelectual fomenta el desarrollo del acervo cultural en el caso de los derechos de autor y la difusión del contenido técnico detrás de las invenciones en el caso de las patentes. Los derechos de autor evitan la autocensura, ya que debe existir al menos una exteriorización de la obra (o fijación material en el sistema angloamericano) para que la protección legal sea concedida. El uso del acervo cultural pre-existente no sólo es permitido sino inevitable (¿cómo evitar su influencia?), lo importante es evitar el plagio (similitud sustancial) y que la obra tenga el grado suficiente de originalidad para ser protegida como una obra independiente. Por su parte, si desea recibir la protección de patentes el inventor está obligado a revelar el contenido técnico de su invento al público, para que, una vez vencido el plazo de protección, el invento pueda ser utilizado y explotado libremente.

2. La propiedad intelectual impide el desarrollo de los países más pobres.

Todo lo contrario. La propiedad intelectual es un medio de fomento al desarrollo. Claro, hay que usar el sistema de forma inteligente, aprovechando las flexibilidades cuando sea necesario. Inglaterra, fue el primer país en proteger la propiedad intelectual y también el primero en alcanzar las revoluciones industrial y agrícola. En los Estados Unidos de América la propiedad intelectual genera 50 millones de puestos de trabajo, y representa más del 30% del Producto Interno Bruto (PIB).

3. La protección de la propiedad intelectual beneficia primordialmente a la industria extranjera.

Todo lo contrario. El principal perjudicado con la ausencia de una cultura de protección de la propiedad intelectual es el propio Ecuador. En el caso de la propiedad intelectual extranjera, si ésta no es protegida, será pirateada y tendrá en consecuencia un costo con el que los autores o inventores locales no podrán competir. Y en el caso de la propiedad intelectual local, de no conferirse protección jamás podremos tener verdaderas industrias creativas, donde exista inversión privada y trabajo para todo tipo de profesionales, además los actos de creación o la innovación disminuirían considerablemente, gracias al prospecto que enfrentan tanto el creador como quien invierte en su creación, de seguros aprovechamientos impunes por parte de terceros respecto de sus creaciones.

La propiedad intelectual es amiga del desarrollo, acojámosla como tal.

 

 
 
 
 





 
 

 

 
 
 
 

consultas@aba-pi.com / Ave. Francisco de Orellana Edificio Blue Towers - Marriott Courtyard
Piso 12, oficinas 1205 - 1206 Guayaquil, Ecuador / (5934) 2631444 / 2630872

 
twitter Facebook