Inicio   Nuestro Equipo   ¿Qué Protegemos?   Portafolio PI®   Auditoría PI   Protección en el Extranjero   Contáctenos
 
 
    Español / English
 
Las Marcas y el Nombre Comercial

Resulta necesario en la actualidad aclarar ciertos aspectos legales en torno a las marcas y el nombre comercial, ya que puede resultar fácil confundirlos, especialmente al momento de intentar registrarlos, con el fin de obtener la exclusividad sobre su uso en un determinado país.

Es así como el Tratadista Ricardo Antequera Parilli, en su libro “Estudios de Derecho Industrial y Derecho de Autor”, recoge el pronunciamiento del Tribunal de Justicia de la Comunidad Andina que define el nombre comercial como “el elemento identificador que le permite a su titular distinguir o diferenciar un negocio o actividad comercial, de otros idénticos o similares que desarrollan sus competidores1.

Las marcas en cambio cumplen una función distinta de la que cumple el nombre comercial, y por lo tanto de forma acerta nuestra Ley de Propiedad Intelectual en su artículo 194 establece que “se entenderá por marca cualquier signo que sirva para distinguir productos o servicios en el mercado”.

Tenemos entonces la primera diferencia, pues por un lado el nombre comercial distingue a la empresa o persona natural que desarrolla una actividad económica en un mercado frente al resto de personas que desarrollan actividades idénticas o similares, y por otro, la marca es la que permite distinguir los productos o servicios que bajo dicho nombre comercial se ofrecen a los consumidores, diferenciándolos de otros.

A modo de ejemplo en el caso de una compañía dedicada al transporte de mercaderías, que se presenta en el mercado con el nombre de “TRANSMERCA”, dicho nombre sería su nombre comercial, que le permite distinguirse del resto de compañías que desarrollan la misma actividad empresarial, o una similar. Ahora, si TRANSMERCA ha desarrollado un servicio para sus clientes que consiste en recoger la mercadería en la puerta de sus hogares y lo ha denominado TRANSMERCA HOME, ésta sería su marca se servicios, que le permite distinguir dicho servicio del resto de servicios idénticos o similares que ofrezcan otras empresas dedicadas a la misma actividad comercial, o a una similar.

Es necesario destacar que la protección del nombre comercial existe sin la obligación de que se encuentre registrado ante la autoridad competente, ya que los derechos sobre el mismo nacen desde su primer uso en el mercado. Sin embargo, es recomendable realizar el registro como medio probatorio, y recibir de esta forma una presunción de propiedad. En cambio, en el caso de las marcas no sucede lo mismo, ya que la legislación exige su registro para poder obtener la exclusividad de su uso en el país.

Finalmente, cabe destacar que no siempre la línea que separa al nombre comercial y a las marcas es tan clara, pudiendo en ciertos casos encontrarse en un mismo nombre las dos naturalezas. En caso de duda es muy recomendable una asesoría legal especializada en propiedad intelectual, que permita identificar el camino más óptimo de protección, de acuerdo a nuestra legislación tanto local como supranacional.

 

Abg. Washington Alvarado Olmedo

1 Antequera Parilli, R. (2009). Estudios de derecho industrial y derecho de autor. Bogotá: Editorial Temis. Pag. 346





 
 
 
 





 
 

 

 
 
 
 

consultas@aba-pi.com / Ave. Francisco de Orellana Edificio Blue Towers - Marriott Courtyard
Piso 12, oficinas 1205 - 1206 Guayaquil, Ecuador / (5934) 2631444 / 2630872

 
twitter Facebook