Inicio   Nuestro Equipo   ¿Qué Protegemos?   Portafolio PI®   Auditoría PI   Protección en el Extranjero   Contáctenos
 
 
    Español / English
 
La Protección de la Marca Notoria en el Ecuador

Ciertas marcas gozan de una protección legal especial por el nivel de reconocimiento que han alcanzado entre los consumidores, sea en uno o varios países. Estas marcas son conocidas en el mundo de la propiedad intelectual como “marcas notorias”.


Cabe destacar que no es necesario que la marca se encuentre
presente en un mercado determinado para que sea notoria en dicho mercado. Por ejemplo la marca “FERRARI” es ciertamente notoria en el Ecuador, aunque no exista una distribuidora en el país, o aunque existan poquísimos vehículos (o ninguno) de dicha marca en nuestras calles.

Normalmente las marcas alcanzan el grado de notorias luego de mucho esfuerzo por parte de la empresa, empresario o emprendedor dueño de la marca, de mucha inversión de tiempo, dinero y recursos, necesarios para lograr el alto grado de reconocimiento exigido para recibir esta protección legal especial.

Como un reconocimiento al esfuerzo realizado por el dueño de la marca, las normas que regulan la propiedad intelectual en el Ecuador (específicamente la Ley de Propiedad Intelectual y la Decisión 486 de la Comunidad Andina) conceden a las marcas notorias una protección superior a la concedida para las marcas comunes. Esta superioridad se manifiesta a través de distintas características especiales que veremos a continuación.

A las marcas notorias, por ejemplo, se las protege aún sin un registro previo en el Ecuador, debido a que no les aplica el denominado “Principio de Territorialidad” en virtud del cual las marcas están protegidas sólo en los territorios donde han sido registradas. Esta protección consiste en la posibilidad de oponerse al registro de una marca idéntica o similar en el país, o de haberse concedido dicha marca idéntica o similar, presentar una acción de nulidad o cancelación sobre el registro.

Tampoco les aplica el denominado “Principio de Especialidad”, en virtud del cual el derecho al uso exclusivo sobre la marca aplica únicamente para el tipo de productos o servicios que sean identificados por la marca, y para productos o servicios vinculados (por ejemplo, automóviles y motocicletas, son productos distintos pero claramente vinculados al ser ambos vehículos). Es decir, en el caso de las marcas notorias el derecho al uso exclusivo incluye además productos o servicios no vinculados (no puede un tercero, por ejemplo, registrar la marca “FERRARI” para identificar teléfonos, aunque no exista ninguna vinculación entre los productos).

La forma más común para lograr el reconocimiento de marca notoria es invocarlo (y probarlo) dentro de una disputa legal marcaria. Sin embargo, en algunos países como por ejemplo México y Brasil, hay un procedimiento administrativo especial que los dueños de este tipo de marcas pueden realizar, para recibir el reconocimiento de notoriedad por parte de las autoridades de propiedad intelectual y así no tener que esperar a que exista una disputa con un tercero.

Es importante además destacar que nuestra Ley de Propiedad Intelectual de forma excesiva establece en su artículo 196, letra d), que no puede registrarse una marca que constituya una reproducción total o parcial de una marca notoriamente conocida en el país “o en el exterior”.

Lo anterior no tiene sentido y puede generar (si no lo ha hecho ya) graves abusos por parte de titulares de marcas notorias en extranjero que ni siquiera son conocidas (peor notorias) en el Ecuador. ¿Qué importancia tiene en nuestro mercado que una marca sea notoria en un país asiático por ejemplo, si no es notoria aquí? Consideramos que ninguna. Además crea una carga imposible de atender para quien registra una marca en el país, ya que debería investigar en todo los países del mundo para ver si su nueva marca no es una reproducción total (¡o parcial!) de una marca notoria en algún lugar del mundo.

Esperemos que el artículo precitado sea reformado en la nueva Ley de Propiedad Intelectual, anunciada por el Instituto Ecuatoriano de Propiedad Intelectual y la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación.

Algo muy distinto son los registros de mala fe, por ejemplo si un distribuidor de una marca extranjera registra en el país dicha marca a su nombre, sin autorización ni conocimiento de su dueño en el exterior. Esto está prohibido en nuestra ley y debe continuar prohibido. Pero no porque la marca sea notoria “en el exterior” sino por la mala fe con la que ha actuado quien la registró en Ecuador.

En definitiva los dueños de marcas notorias en el Ecuador deben aprovechar al máximo las ventajas legales que ofrece la institución jurídica aquí revisada, en especial los empresarios nacionales, quienes en ocasionen pierden oportunidades de asegurar todos los beneficios que ofrece el sistema de propiedad intelectual.



 
 
 
 





 
 

 

 
 
 
 

consultas@aba-pi.com / Ave. Francisco de Orellana Edificio Blue Towers - Marriott Courtyard
Piso 12, oficinas 1205 - 1206 Guayaquil, Ecuador / (5934) 2631444 / 2630872

 
twitter Facebook